ATP

Flashback: la histórica gesta de David Nalbandian en Madrid

En la vieja carpeta española, en octubre de 2007, el cordobés derrotó de manera sucesiva a Rafael Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer para conquistar el primer Masters Series de su carrera.

Por Pablo Amalfitano ·

02 de enero de 2023

DAVID NALBANDIAN acumuló logros de gran calibre a lo largo de su carrera, finalizada de manera intempestiva en 2013, cuando tenía 31 años, producto de una lesión en el hombro que le afectaba para sacar y que nunca pudo sanar.

Los especialistas suelen repetir que el cordobés debió haber ganado más que lo que exhiben sus vitrinas, aunque él siempre se encargó de responder que supo cuándo entrar y cuándo salir de la burbuja, dicho en términos figurativos, para no "quemarse" mucho antes.

Llegó a ser el número tres del mundo y ganó once títulos del circuito, includo el Campeonato de Maestros en Shanghai, en 2005. Fue tres veces finalista mundial en la Copa Davis, la gran obsesión argentina. La espina quizá haya sido no haber ganado un Grand Slam, sobre todo después de llegar a ser el único tenista masculino de la Argentina que jugara las semifinales en los cuatro grandes -en Wimbledon fue finalista en 2002, con 20 años-. Pero les ganó a los mejores, en lso principales escenarios, en plena era de dominio del Big 3: Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic.

La semana más recordada de su vida, sin embargo, suele ser la que lo encontró en octubre de 2007 en el viejo Masters Series de Madrid, aquel que se jugaba en el pabellón Madrid Arena, bajo techo y sobre carpeta, una superficie que ya no se utiliza en el circuito. Las condiciones indoors siempre resultaron favorables para el exquisito juego de Nalbandian: temperatura constante y regulada en los 18 grados centígrados, nulas posibilidades de un mal pique, puntos más breves para un reducido desgaste y cero condicionamiento ante factores externos como el viento y el calor. En Madrid, además, la pelota viajaba a otra velocidad por los 700 metros que la ubican sobre el nivel del mar.

Aquellos días fríos en la capital española dejarían su nombre grabado en la historia del tenis, sobre todo por el impacto: el talentoso cordobés, por entonces 25º del mundo, se convertiría en el primer jugador masculino en ganarle al Big 3 en un mismo torneo para luego consagrarse campeón. Sí, de forma sucesiva pasaron de largo Nadal, Djokovic y Federer.

"Sabía que, si tenía una oportunidad de ganarle a Rafa, era acá. Cancha rápida, indoor, en la altura. Todo esto significa que las condiciones eran mejores para mí que para él. Ese año Rafa no jugó mucho en las semanas previas y probablemente estaba un poco falto de ritmo. Sabía que esa era la chance de ganarle porque estaba en esas condiciones. Fue en una hora y once minutos, 6-1 y 6-2. Es increíble, sí. Creo que no perdí una pelota, ja ja", recordó Nalbandian en diálogo con la ATP por estos días en Madrid, el torneo que ahora se juega en el polvo de ladrillo de la Caja Mágica, donde acompaña a su jugador Miomir Kecmanovic.

Aquel cruce con Nadal, por entonces el número dos del mundo, tuvo lugar en los cuartos de final, después de que Nalbandian hilvanara otras tres victorias de alto impacto: en primera ronda superó 5-7, 6-2 y 6-4 al francés Anaud Clement (40º), en segunda instancia derrotó 4-6, 6-4 y 7-6 (2) al checo Tomas Berdych (11º) y en el tercer turno se impuso 6-2 y 6-4 ante Juan Martín Del Potro (53º).

En las semifinales venció 6-4 y 7-6 (4) a Djokovic, que ya empezaba a disputarle cierto protagonismo al tándem dominante de Nadal y Federer. "Con Djokovic fue más o menos lo mismo. Las condiciones acá fueron mejores para mí que para él. Yo estaba jugando en un gran nivel, con mucha confianza después de ganarle a Rafa de esa manera. Estaba listo para pelear y creo que fue uno de los mejores momentos contra él. Jugué un tenis increíble", recordó el ex número tres del ranking ATP.

En la final contra Federer, por aquellos tiempos indiscutido número uno del planeta, tuvo que remontar el resultado después de un muy mal primer set. "Siempre creí que le podía ganar a Federer porque jugamos juniors muchas veces. Todas las veces que entraba a la cancha, entonces, sabía que tenía chances, muchas chances. Y sabía que él no quería jugar contra mí. Los dos sabíamos que iba a ser un partido muy duro y que ganaría el que jugara mejor de los dos ese día", rememoró el cordobés, quien ganaría aquel 21 de octubre de 2007 el primero de sus dos títulos de nivel Masters Series tras derrotar al astro suizo por 1-6, 6-3 y 6-3.